Chile, un país al fin del mundo, una estrecha faja de continente flanqueada por el Océano Pacífico y la Cordillera de los Andes. Un territorio de diversidad natural y paisajística que comienza en el Desierto de Atacama y termina en Tierra del Fuego, 4.329 kilómetros al sur, cubriendo una distancia similar a la que separa Alaska con la Baja California, en Estados Unidos.

Situada a unos 700 kilómetros al sur de Santiago de Chile, La Araucanía cuenta con fluida conectividad por tierra y aire. También, marca el punto donde nace el verde intenso del sur de Chile y el territorio vigilado por la imponente presencia de los volcanes que dibujan el perfil de la Cordillera de Los Andes, cubriéndose de bosques, lagos y ríos.

Esta naturaleza se encuentra protegida en Parques y Reservas Nacionales accesibles a través de una importante red de senderos y que han sido recomendados en reconocidas guías, así como
por los mismos visitantes. Es el caso de los Parques Nacionales Conguillío y Villarrica, dos verdaderos íconos que constituyen el principal refugio de la Araucaria araucana, la especie más representativa de la región.

La Araucanía tiene paisajes que recuerdan a Los Alpes o al Pacific Northwest, pero con centros de esquí ubicados en los faldeos de volcanes activos y numerosos brotes de aguas termales en los alrededores. Su loca geografía modelada por los volcanes, ha creado escenarios ideales para el turismo aventura; como rápidos, cañones y campos de lava. Todo, en un territorio del tamaño de Bélgica, pero con menos habitantes que Múnich.

Conocida también como La Frontera, la región constituye un punto neurálgico de la historia de Chile.
La tenaz resistencia del pueblo Mapuche constituyó el principal obstáculo para el avance de los conquistadores españoles, quienes por más de dos siglos no lograron traspasar este límite. La presencia de este pueblo originario – el más numeroso y representativo de Chile – hace de La Araucanía un destino cargado de identidad y en el cual es posible vivir notables experiencias de contacto y aprendizaje cultural.